Ficha Técnica

PRIMERA EDICION EN ESPA√ĎOL DE GABRIEL COUSENS

Hay una Cura para la Diabetes

La Diabetes tipo 2 es un proceso metab√≥lico degenerativo e inflamatorio que aparece en primer lugar por una dieta alta en az√ļcar y en segundo lugar por el consumo de carne, l√°cteos, y poca fibra, adem√°s de falta de ejercicio y obesidad. Tambi√©n hay un alto porcentaje de depresi√≥n previo a la aparici√≥n de la enfermedad.

Las investigaciones en el Centro De Rejuvenecimiento Tree of Life han demostrado que dentro de los 21 d√≠as, se ha podido quitar la insulina y otros medicamentos orales y obtener az√ļcar en sangre inferior a 100, al 45% de las diferentes variantes de diabetes tipo 2, incluyendo la tipo 2 insulino-dependiente. 29% de los diagnosticados cl√°sicamente con la diabetes tipo I, les es posible dejar la insulina y tener un az√ļcar en sangre de 100 o menos despu√©s de 21 d√≠as.
De acuerdo con el CDC (Centers for Disease Control and Prevention), solo en los Estados Unidos, una cuarta parte de las personas de 60 a√Īos en adelante tienen Diabetes. Entre los a√Īos 2005 y 2007 hubo un 15% de aumento, de 21 a 24 millones de diab√©ticos. Hay m√°s de 600.000 diab√©ticos que desarrollaran √ļlceras de pie cada a√Īo y 80.000 de ellos se les deber√° amputar el pie o la pierna. Mas del 40% de estos amputados no llegan a vivir m√°s all√° de los 5 a√Īos de procedimiento. La Diabetes es un desastre epidemiol√≥gico que demanda nuevas ideas sobre su prevenci√≥n y tratamiento.

El trabajo del Dr. Cousens en este campo es audaz y a la vez interesante. Se basa en informes de vanguardia que sustenta su teor√≠a generada cl√≠nicamente y sus descubrimientos. En ‚ÄúDiabetolog√≠a 2005‚ÄĚ las investigaciones demostraron que la secreci√≥n de la insulina es detectable en algunas personas que tienen diabetes tipo I por un largo per√≠odo, lo que indica una poblaci√≥n baja de c√©lulas beta sobrevivientes y/o una continua regeneraci√≥n de c√©lulas beta. Los mecanismos subyacentes al incremento de muertes de las c√©lulas beta, que es dos veces mas que en las normales, podr√≠a involucrar tanto una autoinmunidad en curso como una toxicidad de la glucosa. Sin embargo, los puntos m√°s importantes son:

1) Las secciones pancre√°ticas de 42 individuos con Diabetes tipo I y la de 14 no-diab√©ticos mostraron que el 88% de los individuos con Diabetes tipo I todav√≠a ten√≠an c√©lulas beta. El n√ļmero de c√©lulas beta no guardaba relaci√≥n con la duraci√≥n de la enfermedad (un rango de 4 a 67 a√Īos).

2) El apoptosis de las c√©lulas beta era el doble de frecuente en la Diabetes tipo I al igual que las personas bajo control (p< 0.001) y hab√≠a un notable incremento en la fibrosis peridual (p<0.001) lo que implica una inflamaci√≥n cr√≥nica durante muchos a√Īos.

Las implicancias de estas investigaciones son que la Diabetes tipo I puede ser revertida por una inhibici√≥n selectiva de la destrucci√≥n de c√©lulas beta o la posibilidad de una regeneraci√≥n end√≥gena de c√©lulas beta. Es interesante resaltar que Warren & Root en el Diario Estadounidense de Patolog√≠a propuso la posibilidad de la regeneraci√≥n de c√©lulas beta con diabetes tipo I, all√° por el a√Īo 1925. En ‚ÄúDiabetolog√≠a 2006‚ÄĚ, un informe muestra evidencia directa que la regeneraci√≥n de c√©lulas beta a trav√©s del mecanismo de replicaci√≥n de c√©lulas beta fue encontrado en un diab√©tico tipo I de 89 a√Īos. Esto implica que existe la capacidad de una vida para inducir la replicaci√≥n de c√©lulas beta en humanos y en particular en este individuo de 89 a√Īos hab√≠a un aumento mayor a 100 veces en la frecuencia de replicaci√≥n de las c√©lulas beta. Este estudio documenta directamente la regeneraci√≥n de c√©lulas beta por la replicaci√≥n de c√©lulas beta, pero no excluye la opci√≥n que existan otras fuentes de formaci√≥n de nuevas c√©lulas beta tal como la ‚Äúneogenesis‚ÄĚ. Sin embrago, la ausencia de cualquier aumento sutil en islotes peridual o en c√©lulas positivas de insulina intradual, y un incremento de c√©lulas beta mayor a 100, implica que la formaci√≥n de las c√©lulas beta en humanos sea probablemente por replicaci√≥n de las mismas c√©lulas. Esta es una noticia positiva tanto para los diab√©ticos tipo I y tipo II.

Investigaciones en el Instituto Baker de Investigaciones Medicas en Melbourne, Australia, informaron en el Diario de Medicina Experimental el fen√≥meno de la ‚Äúmemoria metab√≥lica‚ÄĚ, que explica porque, a pesar de la mejora en el control gluc√©mico, los diab√©ticos frecuentemente desarrollan complicaciones debido a un pobre control gluc√©mico previo. En la evaluaci√≥n cl√≠nica de su trabajo, se demostr√≥ que las personas diab√©ticas continuaban desarrollando lesiones como resultado de un pobre control gluc√©mico previo. Han interpretado estos descubrimientos como indicando que hay una memoria de un comportamiento pasado pobre actuando como principal determinante de subsecuentes complicaciones vasculares. En el escrito, los diab√©ticos tienen de 2 a 4 veces m√°s ataques cardiacos y 75% de los diab√©ticos mueren de enfermedades card√≠acas. El mecanismo por el cual la memoria de la hiperglucemia lleva a un camino de continuas complicaciones vasculares diab√©ticas, no ha sido probado en detalle. Sus investigaciones postulan que participan en este fen√≥meno las v√≠as epigen√©ticas y cambios ‚Äúhist√≥ricos‚ÄĚ espec√≠ficos. Estas complicaciones diab√©ticas que en teor√≠a son resultado de hiperglucemia cr√≥nica, son abordadas por el enfoque cl√≠nico del Dr. Cousens para la cura de la Diabetes. Este enfoque aborda espec√≠ficamente c√≥mo eliminar esta ‚Äúmemoria metab√≥lica‚ÄĚ patol√≥gica y as√≠ regenerar las c√©lulas beta tanto de las personas con diabetes tipo I como tipo II. Sus investigaciones apoyan el concepto que las v√≠as epigen√©ticas act√ļan como puente vinculando la hiperglucemia a eventos celulares moleculares que llevan a una degeneraci√≥n vascular en la diabetes y a todas las otras afecciones cr√≥nicas degenerativas y de envejecimiento acelerado asociados a la Diabetes. Las investigaciones australianas postulan que los genes humanos recuerdan una exposici√≥n al az√ļcar por lo menos durante 2 semanas y que una dieta prolongada de az√ļcar puede alterar permanentemente la expresi√≥n del ADN apagando los controles gen√©ticos que fueron dise√Īados para proteger al cuerpo contra la Diabetes y enfermedades del coraz√≥n. Estos pobres patrones dietarios van m√°s all√° de una comida inmediata en si misma, y tiene la habilidad de alterar la respuesta natural del cuerpo a la dieta. El profesor Sam El-Osta, del laboratorio de salud humana epigen√©tica y enfermedad del Instituto Baker de investigaciones Medicas, postula que ah√≠ pueden existir lesiones gen√©ticas que pueden durar meses o a√Īos y potencialmente pasar de generaci√≥n en generaci√≥n.

El programa del Dr. Cousens aborda espec√≠ficamente estas cuestiones con una dieta natural que corta la memoria epigen√©tica y regenera las c√©lulas beta del p√°ncreas. Aunque los resultados de su programa se opongan abiertamente a todo lo que se ense√Īa actualmente en la facultad de medicina, es dif√≠cil para los cient√≠ficos serios ignorar las implicancias emocionantes de su enfoque de cura natural para abordar la pandemia global de la diabetes.

ÔĽŅ